martes, 31 de mayo de 2011

Putina - Puno

El nombre de Putina, viene de la voz quechua “PHUTINA” o sea el lugar donde se sancocha o cocina con agua hirviente. Con este nombre se hacía referencia a las aguas termales que caracterizan a este lugar. Los extensos pastizales de lo que hoy ocupa este distrito tuvieron que ser poderoso atractivo para su posesión y en consecuencia esta región tuvo que pasar por sucesivos asentamientos de los grupos étnicos en pugna, cada cual absorbiendo a sus primitivos pobladores y confundiéndose luego con ellos, acontecimientos suscitados en la época pre Inca.



Se presume que el pueblo de Putina pertenecía inicialmente a los Collas de la época pre Inca. No existen datos de que durante la dominación Inca, hubiera existido un pueblo. De haber sido así sin duda hubiera prevalecido a la llegada de los españoles, pero en ningún caso se hace referencia a él. Pertenecen a esta época (incaica) algunos restos, tales como Inca Cancha donde se observan algunas chullpas; Huatasani, también con presencia de chullpas y algunos otros sitios pero que por ahora no se les reconoce mayor interés arqueológico. A la llegada de los primeros españoles a estas tierras, su población era dispersa, formada por ayllus, relacionados por vínculos de sangre. En estos años hizo su aparición por estos lares un español llamado DIEGO DE VEGA, y construyo su residencia a las faldas del cerro ALQAMARINI, junto a unas vertientes de agua termal y su feudo empezó a llamarse "ESTANCIA DE PUTINA".



Hoy Putina se ubica a 137 km de Puno y es un típico pueblo de estilo colonial. Sus angostas calles empedradas nos conducen a su maravilloso templo La Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción y San Antonio de Padua de Putina. Cabe destacar que por la imponencia del templo se le aprecia desde todos los lugares del pueblo. Los Baños Termales, son la característica fundamental de Putina. Existen dos complejos de baños, el Wenceslao Molina y el balneario Turístico José Solórzano Salas, que es el más importante y el más concurrido, pues cuenta con una piscina cristalina de agua caliente, al igual que con varias pozas. Sus aguas tienen propiedades curativas para reumatismo, algunas afecciones dérmicas, disolución de cálculos, entre otras.




El paisaje es otro elemento de potencial turístico de la provincia. Desde la cima del Parque Turístico Sirpiqaqa se tiene unas inmejorables vistas del pueblo y sus escenarios paisajísticos. El panorama que se observa al trasladarse y llegar a Ananea, la rinconada, es simplemente espectacular. El majestuoso Apus Ananea con sus resplandecientes nieves eternas y su hálito de misterio sobrecoge al alma. Cabe resaltar que el pueblo de Ananea es punto de partida para las expediciones de andinismo hacia la cumbre del Apus, considerada la más alta de La Cordillera Apolobamba. Así mismo otro de los atractivos que Putina ofrece al visitante, son los criaderos de vicuñas de Picotani, Calacala y Trapiche, las cuales se pueden apreciar en su ambiente natural. La Puya de Raimondi, es otro de los atractivos de esta provincia, esta planta se puede apreciar en toda su plenitud en determinadas serranías próximas o en la misma plaza de armas de Putina. Y para finalizar cabe destacar el colorido de sus fiestas y ferias, la de mayor trascendencia y alcance es su carnaval, donde el visitante podrá vivir las costumbres, el folclore, y las expresiones de afecto de los Putineños.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada